sábado, 10 de octubre de 2015

MIS FOTÓGRAFOS (X)


Christophe Jacrot es un director de cine y fotógrafo francés aficionado a captar la influencia en el paisaje natural y urbano de las condiciones atmosféricas que en el lenguaje coloquial englobamos bajo la etiqueta de “mal tiempo”. Ha realizado varias series fotográficas en las que la nieve, la lluvia y la niebla transforman el entorno o se erigen en auténticas protagonistas. A mí me gusta especialmente la serie titulada In the mood for rain, que reúne fotografías tomadas en puntos variados del planeta y que tienen como nexo de unión la presencia de la lluvia. Jacrot sitúa su cámara al aire libre, en plena naturaleza o en la ciudad; se deleita en la captación de los paisajes lavados por el agua, dirige su objetivo hacia el juego de los reflejos sobre el suelo mojado o lo sitúa tras un cristal cubierto de gotas que ejerce la función de filtro transformador de la realidad. Algunas de estas fotografías son extremadamente artificiosas por el tratamiento de la luz y del color; es el caso de la que encabeza estas líneas, titulada La ventana (Lisboa), en la que el acentuado cromatismo y el contraste entre la iluminación de la calle y la del interior crean un ambiente irreal y lleno de misterio. El punto de vista elevado contribuye a aumentar la sensación de que estamos sobrevolando el escenario de un sueño. Los que defienden que la fotografía debe ceñirse a la captación estricta de la realidad denostarán sin duda el carácter artificial de esta imagen, su condición de producto modificado por medio de una intervención posterior. Yo no pienso entrar en esa controversia; esta obra salida de la cámara de Jacrot posee para mí la autenticidad de ser capaz de expresar en toda su plenitud el componente mágico que hay en una simple noche de lluvia.


Esta imagen fue captada en Los Ángeles en 1963 por la fotógrafa estadounidense Mary Frampton y se titula A través de la ventanilla mojada. Se trata de una instantánea deliciosa que habla de felicidad infantil, del asombro frente a las cosas, de la belleza del momento. El expresivo gesto de la niña que observa el exterior desde dentro del coche nos remite seguramente a nuestras propias fotos de infancia: todos hemos posado en algún momento frente a la cámara como esta pequeña que abre la boca en una muestra de alegría y admiración. El filtro del cristal cubierto de gotas de lluvia es lo que impide que esta imagen sea un simple recuerdo familiar y la convierte en una pieza hermosa y singular. Ya he hablado en numerosas ocasiones en esta sección del poder visual de la lluvia, capaz de embellecer el más modesto de los rincones o de proporcionar un carácter evocador a la escena más trivial. Para mí este rostro cuyos contornos se difuminan tras el cristal empañado posee una enorme capacidad de sugestión; me parece un símbolo de la infancia atesorada en el fondo de nuestros corazones, detenida para siempre en su maravillosa espontaneidad por el poder del recuerdo.

En este verano en el que el calor está teniendo una especial presencia, me parece más que oportuno traer a esta sección la fotografía titulada Veraneando en la ciudad, realizada en 1959 por la fotógrafa de origen alemán y nacionalizada argentina Annemarie Heinrich. Todo en esta imagen parece hablarnos de altas temperaturas: la lánguida pose de la modelo, que se ha desprendido de sus zapatos y ha interrumpido su lectura para dejarse vencer por el sopor; el cielo despejado y la nítida sombra de la pierna de la joven que el sol en su apogeo proyecta sobre la chimenea. La fotografía consigue mantenerse en un delicado equilibrio entre artificio y naturalidad. Por un lado están la preparada actitud de la modelo y la disposición de los objetos; por otro, ese maravilloso escenario natural que es la parte superior de una ciudad, con sus contrastes de luces y sombras, con sus recovecos y escaleras, sus tejados y azoteas. Para los que gustamos de encaramarnos a las alturas a la menor ocasión, semejante telón de fondo es una llamada irresistible, un laberinto en el que uno puede jugar ―aunque solo sea con la mirada― a perderse, a trepar, a entrar en espacios ajenos, a escabullirse y a espiar. Una posibilidad nada desdeñable para, como señala el título de la fotografía con un guiño humorístico, veranear en la ciudad.


Esta imagen pertenece a la serie titulada Road story, firmada por Victor Eredel, un joven artista ruso que se mueve con comodidad entre distintas disciplinas y que en este caso se desenvuelve en un territorio fronterizo entre la fotografía y el cine. Parece más bien, de hecho, el fotograma de una película. El autor procede voluntariamente como un director de escena que busca para sus actores una localización adecuada y los dispone luego en la actitud precisa. El completo desenfoque de la figura del primer término es lo que antes llamó mi atención y lo que hace que esta imagen me resulte tan sugerente. Es fácil que la imaginación se dispare para poner en pie una historia que sirva de base al cruce de miradas entre el hombre cuyos rasgos apenas adivinamos y la muchacha que parece a punto de emprender un viaje. ¿Dos amantes que se separan y se despiden en silencio? ¿Un hermano mayor que ve cómo la que ya no es una niña sale al mundo? ¿Una pareja a punto de olvidar sus diferencias y volver a reunirse? ¿Dos desconocidos que se cruzan y se sienten atraídos? La ambientación evocadora (esa maleta de las de antes, esos vagones antiguos…) y el colorido voluntariamente artificioso, con un viraje hacia el sepia, terminan de dotar a la escena de encanto y sugerencia. La curiosa ubicación de los personajes sobre las vías mismas del tren nos remite a la gran incógnita que se desprende de esta historia apenas esbozada: la de la materialización o no del viaje que no sabemos si la joven llegará finalmente a emprender.

No hay comentarios:

Publicar un comentario