MIS RELATOS

MAMÁ DUERME LA SIESTA

 XXXII Premio Felipe Trigo de Narración Corta 2012

 
Un día, Joaquín Solís falta a su trabajo en una empresa de teleoperadores y no vuelve a dar señales de vida. Es un hombre oscuro y poco comunicativo; nadie lo echa en falta, excepto Gabriela, una de las empleadas, que está lejos de su patria y ha compartido con Joaquín momentos de soledad y nostalgia. Un sentimiento de gratitud impulsa a Gabriela a investigar la desaparición de su compañero. Pero la única pista que encuentra es un papel con una dirección, un número de teléfono y una misteriosa frase: Mamá duerme la siesta. Tirando de ese hilo, Gabriela se adentrará en territorios insospechados.

 LOS MUERTOS, LOS VIVOS

Finalista del VIII Premio Setenil 
al Mejor Libro de Relatos publicado en España 2011

Una joven que visita a su abuela en Nochebuena se da cuenta de que esta tiene unos extraños invitados a cenar. Una niña coincide al entrar en el ascensor de su casa con una vecina a la que creía muerta. Una madre que ha perdido a su hijo empieza a oír ruidos en la habitación de este. Las reuniones de una familia son espiadas por un personaje que observa desde el otro lado del cristal. Estos son los planteamientos de algunos de los nueve relatos que componen Los muertos, los vivos. En ellos, la frontera entre la vida y la muerte se desdibuja, y los personajes de uno y otro lado se mezclan, se recuerdan, regresan, se abandonan, se asustan, se acompañan. Un universo narrativo en el que lo insólito surge del seno mismo de lo cotidiano. Unos versos de Jorge Guillén dan título a la colección:

Juntos, a través
Ya de un solo olvido,
Quedan en tropel
Los muertos, los vivos.

PRESENTACIÓN DEL LIBRO EN CONOCER AL AUTOR

video


MICRORRELATOS


Yo te llevaré un ventilador. Y una bebida fresca. Tú sólo sabrás quejarte del verano.
            Lo instalaré todo sobre la mesita plegable. Te asombrará mi solicitud. Cuando las aspas empiecen a moverse, la brisa te revolverá el pelo mojado. Te sabrá a gloria, el refresco. No me lo dirás. Para qué. Qué ridículo estarás, en bañador, chapoteando. Me resultará fácil darle un manotazo al ventilador. Más me costará llamar a urgencias llorando. Mi marido, ay, mi marido. Qué esfuerzo, contener la risa.
            Sí, definitivamente, te sacaré el ventilador a la terraza esta misma tarde. De momento, voy a ir llenando la piscina hinchable.

Ganador semanal del concurso “Relatos en Cadena”,
convocado por la Cadena Ser en 2008


No pude transformarme en princesa porque el imbécil seguía mirando, sonriéndose, burlón. Yo tenía los ojos clavados en mis zapatos, a varios centímetros del suelo. Los segundos pasaban arrastrándose, eternos. Entonces ocurrió el milagro. Alguien gritó: ¡Alfredo!, y el imbécil sonriente se volvió, y yo comencé a volar en mi columpio. Ocurrieron tantas cosas: fui hechicera en la alfombra mágica, y hada surcando el aire, y princesa sobre el dragón. Entonces volví a sentir sus ojos fijos en mí, y me vi en ellos como me veían todos: feúcha, miope, torpe. Sonó el timbre, bajé del columpio. Cojeando, me esforcé por alcanzar la fila de niños que regresaban del recreo.

Tercer puesto en la final del concurso “Relatos en Cadena”,
 convocado por la Cadena Ser en 2008


PERSECUCIÓN

Apenas subió al autobús, el hombre notó que lo espiaban. Miró alrededor: nadie se fijaba en él. Bajó en la primera parada. Cruzó calles, llegó a un callejón desierto. Fue inútil: aún había alguien allí. Corrió a su casa, entró sin aliento, echó la llave. La misma sensación. Desesperado, gritó al aire: “¿Quién eres?”. Tuve que intervenir. “Soy tu autora”, dije. Pero el hombre desconfiaba. “¿Y el otro?”, preguntó. Creo, lector, que se refería a ti.

Finalista semanal  del Premio Revista Eñe
de Literatura Móvil 2010