sábado, 21 de enero de 2017

VERSOS ESENCIALES

En el relato de Lucia Berlin Triste idiota, perteneciente al libro Manual para mujeres de la limpieza, dos personajes se reencuentran después de cuarenta años sin verse. Él estuvo enamorado de ella cuando eran muy jóvenes; ella se dejó querer. Desde que se separaron, él se ha acordado de felicitarla en todos sus cumpleaños, con una fidelidad difusa y un poco triste.

jueves, 12 de enero de 2017

EN EL POZO CON MURAKAMI

Una de las cosas que más me gustan de Haruki Murakami (y los que frecuentan este blog saben hasta qué punto me gusta este autor) es su capacidad para crear imágenes que recogen estados de ánimo. Lo íntimo, lo intangible, lo que algunos o tal vez muchos guardamos en rincones oscuros sin acertar a expresarlo con palabras, queda así plasmado de forma gráfica y sugerente en acciones, actitudes de personajes o ambientes que rodean la trama. De pronto, nos encontramos “viendo” con nuestros ojos de lector nuestros impulsos más hondos, esos a los que no sabríamos poner nombre.

sábado, 7 de enero de 2017

LA VIDA FRAGMENTADA

Cuando el lector se acerca a Manual para mujeres de la limpieza de Lucia Berlin, lo hace preparado para enfrentarse a un libro de relatos. Las primeras historias así lo confirman: pinceladas narrativas que transcurren en ambientes distintos, protagonizadas y con frecuencia contadas por personajes sin relación alguna entre sí. Pero, a medida que se avanza en la lectura, van apareciendo pequeños detalles dispersos por doquier que pueden pasar inadvertidos por su sutileza o funcionar como señales para orientarse en la marea narrativa.

martes, 3 de enero de 2017

LOS CUADROS DE DICIEMBRE (2016)

Siempre que llega esta época del año y empiezan a surgir en derredor los primeros signos navideños, me acuerdo del belén que montaba de niña. Y entre todas aquellas figuritas que aguardaban pacientemente metidas en una caja durante doce meses, me viene a la cabeza la hermosa imagen de mi ángel. Porque a pesar de haber sido una descreída precoz, siempre me han fascinado ―lo siguen haciendo― esas criaturas estilizadas, ambiguas y aladas: la transposición del mundo de las hadas a la iconografía religiosa. Este Ángel del artista estadounidense Abbott Henderson Thayer (1849-1921) se parece mucho al que yo colocaba todas las navidades, colgado en precario equilibrio, sobre las planchas de corcho con las que simulaba un establo. Tiene su majestuosidad y su delicadeza; incluso ―creo recordar― un gesto similar en los brazos que se cruzan sobre el pecho. Es un ángel de facciones femeninas y de expresión melancólica, que parece meditar sobre los hechos que se avecinan y que él (ella), en su condición semidivina, ya conoce. Tiene, por último, el encanto añadido de lo abocetado e incompleto: su silueta se pierde en los bordes del lienzo, del mismo modo que aquel ángel de mi infancia esquiva una y otra vez mis intentos de recordar con precisión sus rasgos.

domingo, 1 de enero de 2017

365 HISTORIAS

Comencemos el año con una imagen que me parece oportuna para la ocasión. No, no temáis, amigos lectores, saturados como estáis sin duda por los mensajes optimistas llenos de buena voluntad, fuegos de artificio, corazones que lanzan destellos y copas de champán que se chocan artísticamente. Esta imagen a la que me refiero no desea un 2017 lleno de magia, amor y salud; no pide tampoco trabajo para todos ni paz en el mundo. Es una imagen que habla de historias.