viernes, 30 de noviembre de 2012

UNA RESEÑA

Pongo punto y final a este mes de noviembre de mucho trabajo y escaso movimiento en este blog, y lo hago apelando a palabras ajenas. Se trata de las que ha dedicado a mi última novela la escritora Pilar Zori, que ya tuvo en su momento la deferencia de publicar en su blog un comentario sobre mi libro de cuentos Los muertos, los vivos. Ella formó parte del comité de lectura que seleccionó La voz de los extraños para el Premio de Narrativa Provincia de Guadalajara 2010, y tras su reciente publicación, le ha dedicado una sesión del club de lectores que dirige. Incluyo a continuación el enlace a la entrada de su blog en la que desgrana su visión sobre mi novela y comenta la experiencia de lectura compartida:

martes, 27 de noviembre de 2012

PRESENTACIÓN

El 10 de diciembre de 2010, acudí al salón de actos del Centro San José para recoger el Premio de Narrativa concedido por la Diputación de Guadalajara a mi novela La voz de los extraños. El próximo martes día 4, casi dos años después, regresaré al mismo espacio para el acto de presentación del libro. Es un círculo que se completa con una curiosa coincidencia de fechas.

lunes, 12 de noviembre de 2012

TRÍPTICO

En mi doble condición de amante del arte y la literatura, me fascinan los cuadros que traen aparejada una historia. Casi todos, en realidad, la llevan consigo: es una simple cuestión de rascar. Pero en algunos casos, como el que me dispongo a relatar a continuación, las historias están tan a la vista del espectador como los colores sobre el lienzo.

lunes, 5 de noviembre de 2012

EL NIÑO ROBADO

En otoños lluviosos como el que estamos viviendo, resulta más fácil recorrer de la mano del gran poeta irlandés William Butler Yeats los mágicos y umbríos bosques que pueblan algunas de sus composiciones más célebres. Es el caso de The stolen child, poema escrito en 1886, en el que un jovencísimo Yeats de apenas veintiún años deja volar su imaginación siguiendo la estela de las leyendas de su tierra sobre niños robados por las hadas.

jueves, 1 de noviembre de 2012

LOS CUADROS DE OCTUBRE (2012)

La figura del pintor italiano Orazio Gentileschi (1563–1639) ha quedado oscurecida por la enorme fama que, por razones no siempre artísticas, ha adquirido para la posteridad la figura de su hija Artemisia. Sin embargo, Gentileschi fue un pintor de enorme talento, creador de una obra llena de contrastes. Se le deben cuadros de gran fuerza y violencia, en la estela de Caravaggio, pero también obras delicadísimas y que denotan una sensibilidad exquisita, como esta Madonna. El carácter monumental de las figuras, uno de los sellos de este autor, está aquí matizada por la suavidad de las pinceladas y la armonía de los tonos. Es un prodigio de ternura la mirada que madre e hijo intercambian. De no ser por la tenue corona que se adivina en torno a la cabeza femenina, nada nos remitiría a un tema sacro, sino a la más terrenal de las escenas. No es ajena a ello la elección de la modelo: esta Virgen morena con manos de trabajadora podría ser cualquier muchacha de las que se cruzaban con el pintor por las calles de Roma. Atención al delicioso gesto del bracito del bebé, aferrado al escote de su madre. Es la maravilla de los grandes pintores barrocos: cuando se ponen a tratar asuntos divinos, al final inmortalizan en el lienzo las pasiones más decididamente humanas.