sábado, 25 de diciembre de 2010

UN POCO DE NOVELA NEGRA

En el club de lectores de Valmojado hemos decidido que ha llegado el momento de desintoxicarse un poco. Llevamos varias lecturas que nos han obligado a ponernos melancólicos, a mirar de frente los lados más duros de la existencia o a reflexionar sobre grandes temas. En la última sesión, celebrada hace unos días, poco menos que arreglamos el mundo de la mano de Amin Maalouf y su novela El primer siglo después de Béatrice. Así que ha llegado el momento de relajarse y jugar a descubrir al asesino. Es decir, que nos decidimos por una novela negra y elegimos para nuestra próxima tertulia Muerte en La Fenice, la primera aventura del comisario Brunetti, creación de la escritora norteamericana afincada en Italia Donna Leon.

Yo del comisario Brunetti me lo he leído casi todo. Y el “casi” se debe a que me he tenido que ceñir a los títulos presentes en las bibliotecas públicas que frecuento, porque pensar que en mis atiborradas estanterías cabe un solo volumen más es pecar de muy optimista. Lo leo sobre todo en épocas de tensión o de cansancio. Me relaja y me conforta este comisario entrañable, que se identifica con las víctimas (a veces también con los culpables, que no siempre lo son del todo) y que entre pesquisa y pesquisa se sienta a la mesa con su intelectual esposa y sus dos hijos adolescentes y devora unos platos deliciosos cuya descripción provoca que se me haga la boca agua. Y me gusta en especial seguirle por las calles de Venecia, que no son precisamente las que he conocido en mis visitas turísticas, plano en mano y bajo un sol de justicia o un frío de narices, porque yo en Venecia nunca he tenido la suerte de disfrutar de una temperatura precisamente confortable. Espero que a mis queridos compañeros de tertulia literaria les relaje y les divierta tanto como a mí esta primera aventura de Brunetti, que depara más de una sorpresa que, por supuesto, no voy a desvelar ahora. Hablaremos de ello el lunes 17 de enero, a las seis de la tarde, en la biblioteca del I.E.S. Cañada Real de Valmojado. Y por cierto: nuestra tertulia está abierta a todo el que quiera incorporarse. Única premisa: amor por la lectura y ganas de dar opiniones y de escuchar las de los demás.

6 comentarios:

  1. Una presentación preciosa, motivadora, y escrita con una prosa impecable. Lo tendré en cuenta (el título) para lecturas futuras, ahora estoy con el tiempo entre costuras y ya tengo alguno más esperando.

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena Beatriz,
    Feliz Navidad y, por cierto, me encanta tu ex libris!!
    Nos vemos en año nuevo
    Sonia

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Domingo, por tus alentadoras palabras. Estoy encantada de contar en este espacio con un amante de la literatura como tú. Espero darte desde aquí motivos para que el contacto continúe.

    ResponderEliminar
  4. Bienvenida, Sonia. Me alegra que te guste mi ex libris; te dedico el siguiente post, en el que cuento la historia de ese gato solemne que preside desde hace unos años mis libros. Feliz Navidad para ti también.

    ResponderEliminar
  5. Beatriz,hasta hoy no me había dedicado a "Los muertos, los vivos", sólo había picoteado mientras terminaba mi historia con Murakami. Lo he empezado otra vez para leerlo de un tirón y me ha fascinado. Algunos cuentos los he tenido que leer dos veces. Me impresiona la sensación de angustia que eres capaz de crear ...segundo piso, segundo piso, segundo piso...y la capacidad de hacerme evocar cosas y acontecimientos muy lejanos. La sensación que prevalece en mi después de cerrarlo es, sobre todas las demás, la turbación. Me ha provocado una inquietud que persiste. Un abrazo. Lola

    ResponderEliminar
  6. ¡Por fin, Lola, te dejas caer por aquí! Ya te estaba yo poniendo falta. La verdad es que no sé si darte las gracias por tu comentario o pedirte disculpas por el efecto que te han causado mis historias. Me lo tomaré como algo positivo, porque estoy convencida de que la literatura debe remover el interior del lector, aunque sea para arrastrarlo a terrenos oscuros y poco confortables. Gracias, pues, por tus palabras, y bienvenida.

    ResponderEliminar