viernes, 31 de diciembre de 2010

LEYENDO EN UN JARDÍN IMPRESIONISTA

Ayer visité en buena compañía la exposición “Jardines impresionistas” del Museo Thyssen. En la primera sala, dedicada a los precursores, me encontré con el siguiente cuadro, que reclamó de inmediato mi atención:



miércoles, 29 de diciembre de 2010

HISTORIAS MÍNIMAS

Reúno aquí tres historias mías brevísimas que llevan tiempo pululando por la red en páginas web de concursos de microrrelatos, como hijas emancipadas y autosuficientes que se acuerdan más bien poco de la que les dio la vida. Aquí las tenéis, por orden de nacimiento, como tres hermanitas de cuento: la mayor, la mediana y la pequeña. No diréis que os robo mucho tiempo, esta vez. 

lunes, 27 de diciembre de 2010

UN EX LIBRIS CON HISTORIA

Siempre he querido tener un ex libris. Supongo que nos pasa a todas las personas que amamos los libros. Lo malo es que nunca terminaba de decidir qué imagen utilizar: me gustaban muchas, pero, a la larga, ninguna de forma definitiva. Es como los idealistas que se empecinan en esperar al hombre o la mujer ideal y terminan por quedarse solos. El caso es que yo, finalmente, encontré mi imagen ideal. Lo malo es que estaba enmarcada, protegida por un cristal y colgada en una pared de la sala de exposiciones de la Fundación Mapfre de Madrid. Y tenía, para colmo, la firma de Toulouse-Lautrec. Vaya un problema.

sábado, 25 de diciembre de 2010

UN POCO DE NOVELA NEGRA

En el club de lectores de Valmojado hemos decidido que ha llegado el momento de desintoxicarse un poco. Llevamos varias lecturas que nos han obligado a ponernos melancólicos, a mirar de frente los lados más duros de la existencia o a reflexionar sobre grandes temas. En la última sesión, celebrada hace unos días, poco menos que arreglamos el mundo de la mano de Amin Maalouf y su novela El primer siglo después de Béatrice. Así que ha llegado el momento de relajarse y jugar a descubrir al asesino. Es decir, que nos decidimos por una novela negra y elegimos para nuestra próxima tertulia Muerte en La Fenice, la primera aventura del comisario Brunetti, creación de la escritora norteamericana afincada en Italia Donna Leon.

viernes, 24 de diciembre de 2010

LOS MUERTOS, LOS VIVOS

Muchos de vosotros ya lo conocéis (algunos incluso me habéis dado la alegría de leerlo y de hacerme llegar vuestros comentarios), pero aun así no renuncio a presentaros mi último libro, recién “salido del horno”: el conjunto de relatos titulado Los muertos, los vivos. Lo forman historias que he ido escribiendo a lo largo de los años: la más antigua, la titulada Ángulo muerto, tiene más de una década, y la más reciente, El hombre de piedra, apenas ha cumplido unos meses y se ha colado de rondón, en el último minuto, en un libro que estaba ya a punto de entrar en la imprenta. A los que os preguntéis el porqué de mi obsesión por el tema de la muerte, por esos difuntos que no terminan de irse y que rondan por las casas, las calles y los recuerdos de mis personajes, solo puedo deciros que la insistencia en ese pensamiento nace precisamente del miedo. Hago mías las palabras del protagonista de Ángulo muerto (que para algo es una criatura de mi imaginación y siente como yo):

jueves, 23 de diciembre de 2010

BIENVENIDOS

Hace años, escribí una historia que trataba de la tormentosa relación entre dos hermanos y de su amor por la pintura, que los unía por encima de todas las cosas. El relato, que atravesó distintos estadios de elaboración y tuvo varios títulos, se quedó al final con Lo que esconde el cuadro. Me he acordado de él a la hora de bautizar este blog que nace con la intención de centralizar esas conversaciones sobre libros que voy teniendo por ahí con mucha gente enamorada de la lectura. Son personas que no se conocen entre sí pero que, estoy segura, en cuanto trabaran conocimiento empezarían a charlar como si fueran íntimas. He compartido con ellas muchos cafés, muchas opiniones y muchos libros prestados que van y vienen de mano en mano como maravillosos bumeranes. A partir de ahora, vamos a tener un espacio más para intercambiar puntos de vista. Así que ya sabéis: amantes de los libros, lectores compulsivos, infatigables rastreadores de historias y sentimientos, intrépidos viajeros de mundos de papel, sed todos bienvenidos a Lo que esconde el blog.